Eusebio Sempere / Obra serigráfica

A través de este artículo nos acercaremos a la obra de uno de los pioneros del arte de la serigrafía en España, el alicantino Eusebio Sempere (Onil, 1923-1985). A pesar de que Eusebio Sempere se reconoce como el artista más importante del movimiento cinético en España, lo cierto es que, junto con su entrañable amigo, el artista plástico español Abel Martín, le debemos la introducción del arte serigráfico dentro del panorama artístico nacional a partir de la década del sesenta del siglo XX. 

retrato sempere

El auge de la serigrafía en España estuvo condicionado por varios factores que no pueden perderse de vista: relaciones de algunos artistas españoles con talleres de serigrafía industrial, el contacto con artistas extranjeros que visitaron el país, y los viajes de diversa naturaleza que realizaron los artistas al extranjero (1). Plantea además la investigadora española Alicia Cuadrillero Fernández-Llamazares que, como consecuencia del aislamiento de España del resto de Europa durante la dictadura franquista y el rechazo al arte de vanguardia, no se potenciaron exposiciones de serigrafía de artistas americanos que por la década del cincuenta del siglo XX estaban visibilizando las técnicas serigráficas en Europa. No obstante, eso no significó que no se desarrollara la serigrafía artística en España, con nombres como Jesús Núñez, Eusebio Sempere, Abel Martín, Antonio Saura, Manolo Millares, Abel Bello y el Equipo Crónica.

Sempere, durante su etapa de estudio y trabajo en París de 1949 a 1959, tuvo la oportunidad de conocer la serigrafía en el taller del artista cubano Wilfredo Arcay, quien fuera maestro de Sempere y Abel Martín. Arcay abrió un Taller de Serigrafía en París en 1951 junto la galerista y editora francesa Denise René. Este taller aglutinó a destacados artistas como Fernand Léger, Jean Arp y Victor Vasarely. A propósito de las concepciones de Arcay sobre el arte de la serigrafía expone: No se trata de “reproducir” obras, sino de reinventar, junto al artista, una obra en estampa que permita cambiar tamaño, color y soporte. Durante su estancia en este taller, Sempere en una ocasión expresó:

Por las mañanas iba en tren al estudio de Arcay, que se encontraba a las afueras de París. Al principio solo preparaba los colores, luego pude ir haciendo las maquetas, los clichés e incluso retocar las serigrafías que salían con algún efecto. Cada día aprendía cosas nuevas con Arcay (2).

Uno de los primeros proyectos serigráficos de Sempere junto a Abel Martín fue para el artista español Lucio Muñoz. Este trabajo les abrió las puertas para seguir colaborando con muchos artistas españoles como Antonio Saura, Antonio Lorenzo, Gerardo Rueda y Fernando Zóbel, a partir de las posibilidades expresivas de la serigrafía. Durante esta etapa de trabajo en relación a la serigrafía dijo: A veces me han querido comprar los originales de las serigrafías y resulta que no hay original. O sea que empezamos por las buenas a ver que sale y nunca sabemos cuándo se va a acabar (3).

Una de sus primeras piezas serigráficas fue Puzzle en 1963, con una tirada de 9 ejemplares, y su primer álbum se tituló Cuatro Estaciones (1965), con el cual se propuso recrear el tiempo de las estaciones inspirado en la música de Vivaldi que tanto había escuchado en París. También se pueden mencionar otras obras serigráficas como Tiempo en París de 1973, la cual es una réplica de algunas de sus gouaches, Formas (1975) centrada en el análisis del círculo y sus variantes y la serie Transparencias del tiempo (1977), entre otras, las cuales se conservan en el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (4).

Estaciones SemperePrimavera, Verano, Otoño e Invierno, 1965.


Sempere imprime en sus serigrafías sus influencias en el plano pictórico: desde un Paul Klee, un neoplasticismo a lo Mondrian, una abstracción lírica a lo Kandinski, hasta sus incursiones en el constructivismo y el arte cinético. A propósito de esta última idea, en una ocasión expuso: Yo nunca he pertenecido a la escuela cinética ortodoxa. Quiero decir que he inventado formas más arbitrarias con colores también arbitrarios (5). Su gama cromática, si bien persigue reflejar los colores de la naturaleza, varía en dependencia de las técnicas empleadas, y su anhelo por descubrir las potencialidades de la luz, proviene de su amor por la luz de la pintura clásica más que de seguir el juego al arte cinético u óptico. En consonancia con el trabajo de la luz expuso: Sí y aporté al cinetismo el elemento luz cambiante que todavía no se había empleado (6).
En cuanto a sus experiencias en el adiestramiento con la serigrafía expresó:

El aprendizaje de la serigrafía es, como todos los oficios, lento y sobre todo cuajado de pequeños secretos que hacen que los resultados sean óptimos. Actualmente, la confección de clichés está más mecanizada con el sistema fotográfico. Sin embargo, yo siempre hice las pantallas recortadas a mano, porque me pareció que el resultado dependía más de mi voluntad (7).

Pasé años en París trabajando para una casa comercial en la confección de tarjetas de felicitación que, aunque no era un trabajo de creación, me enseñó a resolver los problemas de transparencias, pureza de líneas o conveniencias de temperaturas para imprimir (7).

De igual modo se perciben en sus composiciones la identificación con el paisaje de Castilla, su peculiar trabajo con la luz y el movimiento, y las atmósferas que crea. A pesar de que se inscribe en el lenguaje de la abstracción, se divisa el juego con algunos elementos figurativos, ya sea las líneas que evocan el horizonte o líneas quebradas que simulan algún motivo vegetal, o el protagonismo del color en diversas gradaciones extrapoladas de la naturaleza. Un elemento protagónico es el uso del color en sus composiciones: gamas azules en las zonas superiores y el espacio para los verdes; los grises y los sienas en el extremo inferior; y, por supuesto, no puede faltar su apego a las figuras geométricas, que parten en obras iniciales de aprehender las esencias del cuadrado, el círculo o el triángulo, para luego ser modificadas, combinadas y distribuidas en disímiles composiciones generando efectos ópticos y cinéticos (8). Tampoco se puede obviar su sensibilidad por la arquitectura y cómo supo trasladar a sus obras disímiles detalles arquitectónicos y decorativos, e incluso el propio lenguaje matemático a partir del impacto que ejercieron en él ciudades como su natal Onil, la ciudad de Alicante, Córdoba, Granada, París y Grecia. Así asistimos a una sugerente obra abstracta de inspiración geométrica, pero de acento lírico, espiritual y sensual, inspirada en la música, en el mar Mediterráneo, en la poesía de un Góngora, un Gabriel Miró o un San Juan de la Cruz. De ahí que también algunas de sus series gráficas dialoguen con el universo literario español, y los álbumes se conformen de grabados y poemas como el que les dedicara a algunos de los ilustres escritores citados.

70

Cántico espiritual, Canción 14, 1982.

A pesar de que en los últimos años se hayan realizado exposiciones sobre la obra gráfica de Eusebio Sempere en diversas ciudades españolas, aún falta mucho por investigar acerca de la impronta gráfica para el arte español del siglo XX de un artista como Eusebio Sempere.

 

Anabel Caraballo Fuentes (Universidad de las Artes, La Habana)
Estudiante en prácticas del Máster en Estudios Avanzados de Historia del Arte de la USAL


(1) Cuadrillero Fernández-Llamazares, Alicia (2004). Serigrafía artística en Madrid: artistas, editores e impresores. Tesis en Opción al Grado de Doctor. Director: Álvaro Paricio Latasa, Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Bellas Artes Departamento de Dibujo I, Madrid.
(2) Eusebio Sempere. Catálogo razonado. 1984. Fernado Silió en Iniciación, 1950-1958. Inicio de la Técnica Serigráfica. Disponible aquí.
(3) Salarich, Ramón (1980) Eusebio Sempere: Aunque pueda parecer extraño, me molesta que hablen bien de mi pintura. Diario de Avisos, Santa Cruz de Tenerife, 12 de octubre, p. 47, en Eusebio Sempere, Obra gráfica. Colección del Museo de Arte Contemporáneo de Alicante, 2018. Disponible aquí.
(4) Eusebio Sempere. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 20 de abril de 2018. Disponible aquí.
(5) Sempere y cinetismo. La vanguardia española, 28/11/1965 en Iniciación, 1950-1958. El Manifiesto de la Luz. Disponible aquí.
(6) Eusebio Sempere. Forma y medida en el arte español actual. Madrid. Dirección General del Patrimonio, 1977 en Iniciación, 1950-1958. El Manifiesto de la Luz. Disponible aquí.
(7) Sempere. Diputación de Alicante, 12 de febrero de 2016. Disponible en Youtube.