Tutorial: cómo hacer una insoladora UV para serigrafía

¿Quieres hacer tu propia insoladora de luz ultravioleta para serigrafía? ¿Con unos resultados profesionales pero por mucho menos dinero? Te explicamos cómo hacerla paso a paso.

A lo largo de este tutorial iremos comentando detalladamente cada punto para que cualquier persona sea capaz de elaborar su propia insoladora. Se trata de algo sencillo y accesible. No importa si no sabes nada de electricidad o si no has tocado un martillo en tu vida. Sólo se necesitan unas cuantas tardes libres, paciencia y ganas.

Antes de empezar, nos gustaría hacer mención al tutorial publicado por la Vostok, Un tutorial esperado: construir una caja de luz UV, ya que nos resultó de gran ayuda durante el proceso de fabricación de nuestra insoladora, así como a los genios de LANEVERA Ediciones, que nos echaron una mano en todo momento.

Por último, a lo largo del tutorial verás recomendaciones y enlaces a ciertos productos. Nuestra intención no es publicitar nada, sino facilitarte el trabajo recomendándote aquello que sabemos que funciona y dónde puedes conseguirlo. Seguramente haya materiales mejores y, quizá, más baratos.

Insoladora

Índice de contenido

Presupuesto
Materiales
Qué debes saber sobre la luz ultravioleta
La importancia del vacío
Manos a la obra
Resultado


Presupuesto

Dependiendo de los materiales que decidas emplear, el coste final se sitúa entre 150 y 240 € aproximadamente. Como te decíamos, puedes adaptar la insoladora a tus necesidades y, por ejemplo, prescindir del husillo, elegir un vidrio no templado, construir tú mismo la estructura de madera, etc.

Desglosamos a continuación los productos necesarios y su precio aproximado:

  • Estructura de madera: 10 € listones cortados / 29,99 € mueble montado
  • Vidrio templado: 70 € / 40 € sin templar
  • 4 fluorescentes superactínicos: 16 € (4 €/unidad)
  • 4 reactancias electrónicas: 48 € (12 €/unidad)
  • Bombilla de luz amarilla: 13 €
  • 2 interruptores simples: 5 €.
  • 2 clavijas, cable, clemas, portatubos, portalámparas y regleta: 15 €.
  • Gomaespuma fina: 3 €.
  • Husillo (opcional): 39 €


Materiales

Qué necesitas y dónde puedes encontrarlo:

  • Estructura de madera

Planteamos dos opciones: construir la estructura tú mismo, que sale algo más barato, o, como ha sido nuestro caso, adaptar un cajón de almacenaje tipo el modelo VARDÖ de IKEA, cuyas medidas (70 x 65 x 18 cm) se adecúan perfectamente a nuestras necesidades.

  • Vidrio

En cualquier cristalería se puede encargar a medida. Servirá tanto un vidrio templado, que soporta más presión pero es más caro, como el cristal común sin templar. El vidrio templado también es conocido como vidrio de seguridad porque, en el improbable caso de que se rompiese, lo haría en forma de malla evitando que ningún cristal salte por los aires. Es el que se utiliza para las lunas de los automóviles.

Merece la pena invertir en un vidrio templado: tras varios usos, la fuerza del husillo acabó rompiendo nuestro cristal común de 0,5 cm de grosor y hubo que sustituirlo por un vidrio templado de 1 cm. Este aguanta perfectamente y no se curva con la presión.

  • Fluorescentes superactínicos

Como se explicará más adelante, se necesitan lámparas emisoras de luz UV-A, es decir, con una longitud de onda comprendida entre los 350 y los 450 nanómetros. Nosotros proponemos los fluorescentes Philips Actinic BL TL TL-DK 36W/10 1SL/25.

Es, quizá, el producto más difícil de conseguir. Ármate de paciencia y pregunta en tiendas locales especializadas en iluminación para que los encarguen. También es posible encontrarlos por Internet, pero probablemente te obliguen a solicitar un pedido mínimo demasiado alto, con muchos más tubos fluorescentes de los que necesitas. Lo dicho, paciencia.

¿Te preguntas por qué nuestra insoladora cuenta con 10 parejas de portatubos si sólo usamos 4 fluorescentes? Se debe a que hemos experimentado con varias combinaciones y, al final, la que más nos convence es la de 4 tubos: el tiempo de insolado se sitúa en poco más del medio minuto, lo que nos ofrece un margen de error más amplio y práctico que los escasos 15 segundos producidos por la suma de los 10 fluorescentes. Aunque pueda parecer insignificante, no es lo mismo una variación de 1 o 2 segundos sobre un tiempo total de 15 segundos que ese mismo valor respecto a 40 segundos.

  • Reactancias electrónicas / Balastro electrónico

Es muy importante que sean electrónicas, las reactancias convencionales (electromagnéticas) tardan más tiempo en encender y generan un parpadeo inicial contraproducente si tenemos en cuenta que el tiempo de insolado será mínimo.

Disponibles tanto en tiendas locales de electricidad e iluminación como a la venta en Internet. Para el modelo de fluorescente anterior necesitarás una reactancia electrónica de 36W. Y, si quieres ahorrar espacio, existen reactancias dobles que permiten conectar dos tubos fluorescentes simultáneamente.

reactancias

  • Bombilla de luz amarilla

Suele venderse en cualquier tienda de iluminación o ferretería como lámpara antimosquitos. La clásica bombilla roja para revelado fotográfico también es una buena opción.

  • Interruptor simple / Conmutador simple

Para evitar complicaciones haremos dos circuitos eléctricos independientes, por lo que sólo serán necesarios dos interruptores simples. Por supuesto, si sabes cómo, podrás integrarlo todo en un único circuito de dos interruptores.

  • Regleta doble, cable, clemas, clavijas, portatubos y portalámparas.

Además de una regleta doble, hará falta un poco de cable, unas cuantas clemas adecuadas a su grosor, un par de clavijas, dos soportes T8-G13 por cada fluorescente y un portalámparas para la bombilla amarilla.

  • Gomaespuma / Espuma de poliuretano

En las tiendas de tapicería se venden planchas de espuma de poliuretano que son utilizadas para rellenar sofás, cojines, etc. Es fundamental que compres una no demasiado gruesa o producirá un mal contacto entre el fotolito y la pantalla. Te recomendamos que sea de 1 cm aproximadamente.

  • Husillo

Las insoladoras profesionales emplean un sistema de vacío que sella a la perfección la pantalla contra el cristal y, por tanto, asegura una reproducción exacta del fotolito. Como alternativa sencilla y práctica a la succión, te proponemos instalar un husillo que ejerza la presión necesaria sobre la pantalla. Garantizamos que cumple estupendamente su cometido: hemos realizado todos nuestros trabajos con esta insoladora.

No obstante, si no tienes intención de insolar tramas muy finas y detalladas, podrás sustituir el husillo por el peso de algo como libros, garrafas de agua, etc.


Qué debes saber sobre la luz ultravioleta

Espectro visible

La emulsión serigráfica es sensible a la luz ultravioleta y, dentro de esta, reacciona especialmente con aquella cuya longitud de onda se encuentra entre 320 y 400 nanómetros, lo que se conoce como rayos UV-A. Por lo tanto, las lámparas más eficientes serán las que emitan una mayor cantidad de luz UV-A. Fíjate en el porcentaje de luz UV-A generado por los fluorescentes súper actínicos que te recomendamos, según su propia ficha técnica:

rango fluorescentes saturado

La ficha de la emulsión que nosotros empleamos (Azocol Z1), al igual que la gran mayoría de emulsiones fotosensibles, recomienda el uso de una fuente de “luz azul-actínica de una longitud de onda entre 350-420 nm”. Aplicando ese tipo de luz conseguimos un insolado perfecto en menos de un minuto.

La luz amarilla y roja no afectan a la emulsión porque, como se puede ver en el gráfico, su longitud de onda se sitúa muy lejos de los valores fotosensibles. Esto nos permite utilizarla para manipular la emulsión sin riesgo de que reaccione.


La importancia del vacío

Si lo que buscas es una insoladora de calidad profesional que te permita insolar tramas muy finas, un buen contacto entre el fotolito y la pantalla es fundamental. Se trata de evitar cualquier tipo de distorsión durante su reproducción: moirée, bordes defectuosos, etc. Como comentábamos al hablar del husillo, las insoladoras profesionales emplean un sistema de vacío que succiona el aire y sella la pantalla contra el cristal, embutiendo a la perfección el fotolito entre ambos.

Como alternativa al vacío por succión, que puede resultar más complicado y caro, te proponemos una sencilla prensa de husillo. Sólo hace falta combinarla con una plancha de gomaespuma y un tablón de madera para repartir la presión de forma homogénea. La madera debe ser lo suficientemente gruesa para que no se curve con la fuerza del husillo o, al menos, no demasiado, mientras que la gomaespuma medirá en torno a un centímetro. Ten en cuenta que una plancha de gomaespuma demasiado gruesa absorbería la presión ejercida y no conseguiría sellar adecuadamente la pantalla y el cristal, produciendo así un insolado defectuoso.

Aprieta el husillo sin miedo y, una vez que encuentres el punto de presión ideal, haz una marca en él. Así tendrás un punto de referencia al que acudir. Los fluorescentes, al ser una fuente de luz difusa, necesitan un sellado impecable entre fotolito y pantalla. Son más exigentes que otras fuentes de luz directa, como el foco halógeno de 500W que probablemente hayas empleado en alguna ocasión, pero producen mejores resultados y lo hacen en menos tiempo.


Manos a la obra

Empezamos la construcción de la insoladora. Vamos paso por paso:

  • Ensamblamos las distintas partes del cajón de madera VARDÖ excepto las ruedas y los remaches superiores para anclar la tela de cierre, que no vamos a utilizar. Además, uno de sus laterales deberá permanecer abierto para incorporar la base posteriormente.

1

  • Marcamos sobre la base el lugar que ocuparán los fluorescentes, la bombilla amarilla y el espacio para las reactancias. La distancia entre fluorescentes y de estos al cristal no tiene por qué mantener una relación específica. Tras experimentar con varias medidas, hemos comprobado que su variación sólo afecta al tiempo de insolado, no a la calidad del resultado. Esta regla funciona siempre y cuando se cumplan unos requisitos mínimos: que la distancia entre fluorescentes sea siempre la misma para generar una luz homogénea en cualquier punto, y que esa distancia, así como la de los fluorescentes al cristal, no sea tan pequeña como para producir sombras entre tubos. En nuestro caso, la separación entre fluorescentes es de 14 cm, mientras que la distancia entre estos y la parte superior del cristal (donde colocamos el fotolito) es de 11,5 cm.

3 corregida

  • Vamos a ocultar el cableado bajo la base para que no esté a la vista. Para ello, taladraremos los orificios por los que saldrán los cables de los portatubos y abriremos cuatro espacios en la zona de las reactancias que nos permitan conectarlas. Por último, habrá que perforar el hueco del portalámparas destinado a la bombilla amarilla.
  • Si prefieres prescindir de taladro, brocas y sierras puedes sustituir la base de madera por cartón pluma blanco, que se manipula con facilidad y es más ligero. Una vez que hayas realizado todos los agujeros, incorpora la base al cajón de madera y ciérralo con el lateral que faltaba.

4j corregido

  • Empezamos con las conexiones eléctricas, que deberán seguir el siguiente esquema:

circuito

  • Lo primero será cortar el cable necesario, pasarlo por los agujeros perforados en la base y conectar los portatubos y las reactancias.
  • Recuerda pelar el cable, es decir, cortar con unas tijeras o unos alicates un par de milímetros del plástico que lo envuelve para dejar los hilos de cobre al aire. Pela el mínimo cable necesario para mantener la conexión aislada y evitar que sobresalga cobre fuera esta. Las reactancias electrónicas suelen especificar la longitud requerida.
  • Los portatubos reciben el cable a presión, mientras que las reactancias incluyen una pestaña a presionar para introducir el cable y las clemas lo fijan con un tornillo. Asegúrate de que el cable queda siempre bien anclado.

reactancia

  • Fijamos con cola de contacto los portatubos, el portalámparas, las clemas y las reactancias (una sobre otra en dos grupos) a la base. Al instalar los fluorescentes es posible que la unión entre los portatubos y la base se resienta. Para reforzarla puedes añadir una pequeña lámina de cartón pluma o madera que ejerza como tope y ancle el portatubos en su posición.

topes

  • Con el mismo material del tope haremos la caja que oculta las reactancias y el cableado. El punto medio de esta caja lo ocupa la bombilla amarilla, para la que vamos a reservar una zona específica en forma de medio cilindro. Un tubo de envío postal, el interior de un rollo de papel de cocina… cualquier cartón cilíndrico servirá.
  • Lo seccionamos a la mitad y hacemos un corte a una altura de 12,5 centímetros. Tras pintarlo de blanco se añaden las dos piezas de 31 x 5 centímetros que conforman el resto de la caja. Pueden ser pegadas con cola o, simplemente, unidas con cinta en su parte interior. Por último, tras acoplar la caja a la base de la misma manera, sólo falta añadir una última pieza de 66 x 5 centímetros como tapa superior.

tapa

  • Instalamos los fluorescentes girándolos en los portatubos, acoplamos la bombilla amarilla, posamos el cristal y nuestra insoladora ya estará lista para ser utilizada
  • ¿No funciona? Revisa las conexiones detenidamente y verifica que son correctas. Un buscapolo puede ser un gran aliado para detectar dónde está el problema.

detalle 1

  • Si finalmente decides instalar un husillo, será necesaria una estructura sólida que soporte su fuerza. En nuestro caso hemos utilizado listones de madera de 6 x 3 centímetros anclados a un secadero de pantallas construido bajo la insoladora.
  • Serramos los listones y perforamos con una broca todos los anclajes, así como el agujero que será atravesado por el husillo. Añadimos cola para madera y clavamos cuatro tornillos largos (6 cm) en las dos uniones entre listones. Atornillamos igualmente los anclajes e instalamos el husillo.

final husillo


Resultado

Este es el aspecto final de tu insoladora ultravioleta, preparada para darte resultados profesionales en menos de un minuto. Si tienes dudas o te has quedado atascado en algún punto, estaremos encantados de ayudarte. Puedes escribirnos a ora.labora.studio@gmail.com.

Insoladora

¿Te ha servido de ayuda el tutorial? Pues compártelo libremente. Y es que mucho de lo poco que sabemos es gracias a la ayuda desinteresada de otros. Ya hemos mencionado a LANEVERA Ediciones y la Vostok, pero la lista es bastante más larga (somos unos pesados) e incluye a Estudio Chirrikenstein, Pulpo en su tinta o Jan Barceló, entre otros. ¡Gracias!

Puedes descargar el tutorial en PDF haciendo click aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s