¡HOLA!

Vete unos siglos atrás. Imagínate un monasterio. Cuatro paredes, un techo y monjes rezando todo el día. Te levantas, rezas y te acuestas, así, en un bucle infinito. Con ese panorama unos monjes, que en realidad eran unos hippies aunque no lo supieran, decidieron que podían hacer algo más. Empezaron a usar las manos y cultivaron su propia comida, levantaron las paredes de sus edificios… Al Ora le añadieron el Labora.

Aquí cambiamos crucifijos por pantallas de serigrafía y biblias por emulsión. Si rezamos a alguien es al Photoshop, aunque intentamos hacerlo lo menos posible. Cada uno con lo suyo, pero en el fondo nos parecemos bastante. Ambos dedicamos nuestro tiempo a aquello en lo que creemos.

 

bdcf6e34251345-56cdefddb2274

f9839934251345-56cdefddea63a

6da02634251345-56cdefddebde4

882d9934251345-56cdefddade11

5ca5c834251345-56cdefddb0ee3

f0a08534251345-56cdefddaf2bc

a9b9b734251345-56cdefddaca81

62a59d34251345-56d81bb0355fc

manos finalisima4 jpgGIF700

camiseta-fondo-verde

bolso-fondo-verde

e07ffc34251345-574755b58e497

4